• El centro asistencial no reportó la facturación de más de 30 mil millones de pesos por servicios de salud prestados en diciembre del año pasado.

La Superintendencia Nacional de Salud descubrió un total de 59 hallazgos del tipo financiero, administrativo, contractual y jurídico al interior del Hospital Universitario Julio Méndez Barreneche de Santa Marta en el marco del periodo de los gobierno de Luis Miguel y Rosa Cotes, tras realizar dos visitas de inspección al centro asistencial en noviembre y diciembre de 2019.

La primera visita fue referenciada con el Auto 00537 que se realizó en noviembre y se centró en los temas financieros, presupuestales, jurídicos y de contratación, la cual arrojó 26 hallazgos, todos ellos, administrativos; y la segunda corresponde al Auto de visita 00660 de diciembre de 2019, la cual tenía como objeto verificar la efectiva prestación del servicio de salud, conforme con el Sistema de Garantías de Calidad, especialmente, en lo relacionado con los usuarios y demás procedimientos que permitieran garantizar la idónea atención a los pacientes.

En esta segunda visita se presentaron 33 hallazgos, los cuales, simultáneamente, 29 son de carácter administrativo, siete de ellos de carácter fiscal y 10 disciplinarios, lo que se refleja el irregular manejo de los recursos. Dichas faltas deberán ser remitidas a la Procuraduría General de la Nación para que investigue y establezca sanciones pertinentes.

LOS PRIMEROS HALLAZGOS:

La Supersalud, reportó que en cuanto al “componente administrativo: La ESE Hospital Universitario Fernando Troconis, ahora ESE Hospital Universitario Julio Méndez Barreneche, no cuenta con las actas de nombramiento de los miembros de la Junta Directiva”, tal como lo advirtió el gobernador Carlos Caicedo a inicios de su gobierno.

Asimismo, la ESE del Hospital no verifica la totalidad de sus empleados y contratistas asistenciales, así como su actualización con la especialidad que desempeñan.

En el componente Contractual, se supo que la ESE del Hospital no contempla en su totalidad los requerimientos mínimos establecidos en el Decreto 780 de 2016 para celebrar sus acuerdos de voluntades para la prestación de servicios con entidades responsables de pago.

Mientras que en el financiero “presenta falencias en el reconocimiento, presentación y revelación de las partidas que componen los estados financieros, hecho que afecta la confiabilidad y razonabilidad de la información financiera y no cuenta con información sobre la tradición al nuevo marco técnico normativo establecido en la Resolución 414 de 2014, lo que, aunado a las inconsistencias generalizadas en el reconocimiento, medición, presentación y revelación de los hechos económicos, presumen un incumplimiento en la adecuada aplicación de dicho marco normativo”.

HALLAZGOS DE DICIEMBRE, POSIBLES DESFALCOS MILLONARIOS:

En este mes, los hallazgos arrojan graves irregularidades que atentan contra las finanzas del principal centro hospitalario de los magdalenenses al conocerse un posible desfalco de $21.247,3 millones por concepto de servicios de salud prestados que no fueron facturados.

Igualmente, en el área de facturación y radicación, “la ESE reconoce su obligación con el Departamento por concepto de estampillas pro hospitales públicos Universitarios del Magdalena (Ordenanza 003 de 2006) la suma de $9.636 millones, correspondientes a los periodos gravables 2014 (último año de gobierno de Luis Miguel Cotes) a 2019, en virtud de que es recaudador de este, por lo que adicional a las presuntas inobservancia a falta disciplinaria, que inclusive no se tienen facturados, por lo que se deduce el impacto en la importancia por la suma y la incidencia en la liquidez de esta”, describe el reporte.

SALPICADA LA JUNTA DIRECTIVA:

Por su parte, la Junta Directiva al parecer no evaluó el informe de cumplimiento del Plan de Gestión vigencia 2017 presentado por el Gerente de la entidad, después del fallo de tutela que retrotrae las actuaciones de la Junta frente a dicha evaluación.

CRISIS SE REFLEJA EN LOS SERVICIOS A LOS PACIENTES:

En el campo asistencial, no cuenta con la implementación de las rutas integrales de atención en salud, en particular la Ruta Maternoperinatal y la Ruta de promoción y mantenimiento de la Salud.

“No garantiza la actualización de los trámites administrativos de novedades, no cumple con el reporte obligatorio de los indicadores definidos en el Sistema de Información para la Calidad y no demuestra acciones de mejoramiento, tampoco cumple con la implementación y seguimiento de los programas de Tecnovigilancia y Farmacovigilancia, así como los mecanismos de control de fechas de vencimiento y almacenamiento de los medicamentos e insumos médico-quirúrgicos. En la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal se encontraron medicamentos faltantes, no se garantiza la adecuada segregación de residuos hospitalarios y similares”, detalló la Superintendencia.

VER INFORME DE SUPERSALUD https://drive.google.com/file/d/1jpSI7-lycF6iP9uYohtAiMfHWL7QxUlT/view?usp=sharing

By ultima

Informamos de manera responsable y ética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!