La historia ha sido injusta al no reconocer el valor y sentido de patria de muchos jóvenes que, de las poblaciones de; Tenerife, Guamal El Banco Mompox, Tamalameque y el Puerto Real de Ocaña, se unieron al esfuerzo que Simón Bolívar comenzó desde el 24 de diciembre de 1812, cuando logró su primer triunfo militar en Tenerife, y siguió a hacia las anteriores poblaciones, gracias a que en cada una de ellas se unieron cientos valientes nativos a ese ejército patriota que fue realmente inicio la ruta para la libertad, la cual termino en la histórica batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819, casi siete años después.

La labor de Bolívar no fue solamente la toma de los pueblos, sino el lograr que, en cada uno de ellos, se fueran uniendo al ejército patriota jóvenes con la ilusión de ver muy pronto la libertad de la patria, Bolívar siempre usó la motivación para que ellos entendieran los beneficios que le daría la libertad a cada pueblo y como podrían disfrutar de todos sus recursos mineros y naturales que el Divino Creador les había entregado como patrimonio.

Cuando inicio ese ideal de libertad desde Cartagena con sólo 70 hombres bajo su mando, su principal objetivo era estimular a sus hombres a luchar por ese ideal. En otras palabras, la formación militar y política de los soldados la logró a base de sacrificios, ya escalando montañas, navegando ríos impetuosos y logrando que ante la adversidad una paciencia de artesano, que paso a paso, y con mucho cuidado de las adversidades, se fue logrando el objetivo.

Al llegar a Ocaña, ya contaba con 260 soldados nativos de cada uno de los pueblos en que hizo correr al ejército español, y donde se apoderó de armamento de toda clase, lo que permitió, el 28 de febrero de 1813 tomarse a Cúcuta y derrotar a los 800 españoles que estaban dirigidos por el general Ramón Correa, quien ante el ataque muy bien pensado y estratégicamente ejecutado lo hizo huir hacia Venezuela.

En Boyacá quedó demostrado el valor de nuestros soldados, que de muchos pueblos de Colombia se unieron al ejercito libertador y que hoy orgullosamente valoramos su triunfo.   

Este libro, De Tenerife a Boyacá, se presenta a nivel nacional hoy y en sus páginas se rescata en el primer capítulo el valor de nuestro ejército libertador, integrado inicialmente por nativos de los pueblos ribereños del departamento del Magdalena.

Por eso, es que, en 142 municipios de los departamentos actuales, Magdalena, Bolívar y Atlántico en cada una de sus plazas principales esta un monumento al forjador de nuestro ejército libertador, elaborado escultor y pintor ecuatoriano, Arturo Játiva Echavarría quien los fundió y regaló para que las nuevas generaciones conocieran quien fue el forjador de nuestro valiente ejército. Mayores informes Funperbol|@yahoo.com  Valor del libro $30.000 incluyendo el envío por Servientrega.

#ULTIMAVERSION

By ultima

Informamos de manera responsable y ética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!